h1

El costo evolutivo del habla

14 junio 2010

Comparto con ustedes una breve presentación en slides publicada en Babel’s Dawn. La misma ilustra los costos evolutivos que representa tener una capacidad tan compleja como el habla.

Quienes vean el video se darán cuenta que es bastante sorprendente que una especie desarrolle una capacidad con tantas desventajas como el habla articulada, la mayor de ellas (como señaló Philip Lieberman hace ya varios años) el riesgo de ahogo que se corre con una laringe descendida (el resto de las demás contras, me parece, puede aplicarse también a otras facultades cognitivas). Lo que sigue en el video es más discutible: que la evolución del habla debió obedecer presiones de selección de grupo.

3 comentarios

  1. Concediendo los costos que menciona, la conclusión es inevitable: el lenguaje tiene que ser una adaptación que daba ventajas tales que compensaron las desventajas. Esto es, no se trata de un spandrel o un mero subproducto del crecimiento del cerebro, de otros sistemas cognitivos, o lo que sea que sugieren chomsky, hauser y cia. Que tenga ventajas adaptativas es la clave: significa que hay una presión selectiva fuerte en beneficio de los individuos con mejor capacidad lingüística. Por ende, sistemáticamente a lo largo de las generaciones, la selección natural va “diseñando” esa capacidad, refinándola. Se trata de una adaptación, no un subproducto útil (los subproductos útiles nunca exhiben ese diseño complejo que tiene la capacidad lingüística).

    Sobre la selección de grupo, si no entendí mal, en el video dice que el “selfish gene method” no puede explicar por qué los individuos desarrollan comportamiento social. Esto es claramente falso: Hamilton lo explicó en los 60 respecto de individuos que comparten genes, Trivers lo explicó en 1971 para individuos que no son parientes, Hamilton y Axelrod lo demostraron en 1981 más cabalmente utilizando teoría de juegos y competencias simuladas en computadora entre estrategias cooperativas y estrategias egoístas. Ciertos comportamientos sociales (particularmente el “tit-for-tat”) pueden evolucionar “egoístamente” y se trata de estrategias estables.

    Todo eso del “sacrificio” de unos individuos por el grupo no tiene sentido en términos evolutivos. Si hubiera individuos con comportamiento sacrificado, que permiten que al grupo le vaya mejor, dentro de ese mismo grupo los individuos con comportamiento menos sacrificado (más egoísta) tienen más éxito –dejan más descendencia. En poco tiempo el comportamiento puramente altruista (sacrificado) se extingue, incluso dentro del mismo grupo. El altruismo sacrificado no es una estrategia evolutiva estable. Y el altruismo recíproco (el de Trivers) es explicado por selección a nivel del gen, no a nivel del grupo.

    Saludos


  2. Muy buen comentario, pero me gustaría relativizar la idea “chomskyana” del lenguaje como spandrel.

    Sin duda, decir que el lenguaje (un sistema que depende del funcionamiento complejo de un conjunto importante de componentes cognitivos) es un spandrel suena mal (la metáfora de Pinker del huracán que construye un avión es sumamente ilustrativa). Sin embargo, si algo nos ha demostrado el desarrollo de la moderna teoría lingüística es que, simplemente, no podemos explicar en términos funcionales ciertas propiedades definitorias de la gramática.

    Tomá, por ejemplo, el caso de la Condición sobre los Dominios de Extracción (CDE): es una restricción aparentemente universal del lenguaje natural el no poder desplazar elementos desde posiciones de especificador o adjunto.

    (01) ¿Que dijo Juan [que cocinaría María ]? [Extracción desde un complemento]

    (02) *¿Quién vino Juan [cuando llegó ]? [Extracción desde un adjunto]

    Para explicar este rasgo de diseño del lenguaje humano podés proponer, al menos, dos tipos de hipótesis:

    a. suponer que la CDE supone alguna ventaja adaptativa

    b. suponer que la CDE no es una propiedad seleccionada, sino un subproducto de otras propiedades del lenguaje natural que sí han sido seleccionadas

    Elaborar una teoría basada en la hipótesis (a) parece bastante difícil. De hecho, la opción más natural sería preferir una hipótesis de tipo (b), en donde la interacción de ciertos principios elementales y ciertas operaciones gramaticales dan como resultado la CDE.

    Así, en términos de Gould y Lewontin, la CDE se trataría de un spandrel…

    Y una cosa más: las ventajas y desventajas de las que habla el video son con respecto al habla, no con respecto al lenguaje. Podría ser que las mismas hayan sido seleccionadas independientemente del lenguaje. Tecumseh Fitch, por ejemplo, demostró que la laringe descendida no era un rasgo exclusivamente humano y que, quizá, podría tratarse de un rasgo de selección secundaria…


  3. La respuesta a eso creo que la dieron ya pinker y bloom, probablemente vos te acordas mejor que yo. Muchas características del código pueden ser arbitrarias, y no hay más ventaja en una variante por sobre las otras. Lo que sí es definitivamente adaptativo es que exista un _único_ código compartido, aun cuando éste sea arbitrario.

    Otra cosa más es que probablemente muchos de esos fenómenos sintácticos no sean del todo arbitrarios, sino que dependan de reglas semánticas de generación de conceptos. Dado que el sistema conceptual (la representación del mundo, digamos) y sus reglas son previos al lenguaje, y que el lenguaje evolucionó para transmitir esas representaciones mentales, no sería extraño que muchos fenómenos sintácticos en apariencia arbitrarios sean producto de restricciones semánticas. La formulación puntual de esas reglas que vinculen semántica y sintáctica es algo que en algún momento (y creo que todavía) quiso hacer Jackendoff. Me parece un programa bastante sensato.

    Lo del habla es cierto, en el video menciona desventajas del habla articulada. Pero me confundió porque despues nombra ventajas del lenguaje en general, no es que contrasta ventajas del habla vs. ventajas del lenguaje no verbal.

    Puede ser que las caracteristicas de la laringe hayan evolucionado previamente. A mi me gusta bastante la hipótesis del “simio acuático”, y alguna cosa que sugiere es que el control consciente de la respiración, que posibilita el lenguaje verbal, podría haber evolucionado porque tuvimos ancestros que en hábitats semiacuáticos.

    La cuestión es si después esas características del aparato respiratorio fueron útiles para el lenguaje y comenzaron a ser seleccionadas por _ese_ aspecto, y por ende comenzaron a ser “diseñadas” también para ello (junto a cierta maquinaria neural dedicada). Ahí es cuando deja de tratarse de un spandrel; hay selección natural y ya, hay una mejora sistemática, generación tras generación, de lo que primero estaba diseñado para otra cosa.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: