h1

Última entrega de los comentarios ajenos a The origins of human communication

17 marzo 2009

Esta es la tercera y última entrega de los comentarios traducidos al español que fueron publicados originalmente en inglés en Shared Symbolic Storage sobre el último libro de Michael Tomasello, The origins of human Communication. Los posteos anteriores pueden ser leidos aquí y aquí. En ellos, a modo de resumen, se introdujeron las bases sobre las que Tomasello considera que debió emerger el lenguaje humano y se analizó la conducta comunicativa de primates no humanos. Para leer la versión original en inglés del siguiente post, hacer click aquí.

Como se señaló anteriormente, el resto del capítulo 2 se centra en qué aspectos en el linaje chimpancé / humano han provisto una base para el lenguaje moderno.

Apuntar / Señalar

Un factor crucial es la abilidad de los chimpancés para comprender la intención del experimentador cuando este apunta con el dedo hacia algo. Cuando están en libertad, los chimpancés apuntan raramente. Pero aproximadamente el 60 o 70 por ciento de todos los chimpancés cautivos apuntan espontaneamente de manera imperativa en sus relaciones con humanos. Por ejemplo, apuntan comida que esta fuera de su alcance para que un humano se la alcance. Sin embargo, los chimpancés nunca apuntan a nada si no lo hacen con intención imperativa. Esto involucra incluso a monos entrenados como Kanzi. En los pocos estudios en los que esto se ha medido, el 96-98 por ciento de todas las veces que se registraron señalamientos, estos fueron hechos imperativamente (el restante 4-2 por ciento no parece tener función específica). En resumen, no hay evidencia alguna en la conducta de  señalamiento en los chimpancés que indique que estan interesados o son son capaces de compartir su atención sobre un marco atencional conjunto.
Por otro lado, en una entrevista de Brain Science Podcast, Stuart Shanker, co-autor de The first idea: How symbols, language, and inteligence evolved from our primate ancestors to modern humans, reporta un encuentro que tuvo con la bonobo Panbanisha, en el que ella le mostró varios tipos de plantas y le clasificó algunas, por ejemplo, de venenosas. Shankar interpretó esto como un verdadero gesto de compartir un marco atencional y de informar por el hecho de informar. Tomasello, sin embargo, argumenta que este tipo de conducta no debe ser visto como verdaderamente informativa o declarativa, sino más bien como
“…reconocedora o clasificatoria, dado que el simio simplemente reconoce algo y produce el gesto asociado a su reconocimiento”.

Comprendiendo los señalamientos

De manera interesante, los chimpancés son mucho peores comprendiendo cuando alguien les señala algo que señalando ellos mismos. En un experimento, Tomasello y sus colegas demostraron que en situaciones cooperativas, los chimpancés son incapaces de aprovechar el hecho de que hay comida oculta en un balde al que el experimentador está apuntando. Los infantes humanos, por otro lado, son capaces de realizar esta tarea hacia los 14 meses de edad. Estos resultados sugieren que los chimpancés tienen problemas con la “intencionalidad compartida”, la capacidad de reconocer situaciones donde dos o más individuos tienen metas cooperativas compartidas y un marco atencional compartido.

Intencionalidad y percepción

De acuerdo con Tomasello, simios y niños humanos atribuyen formas simples de intencionalidad a otros individuos. Por ejemplo, cuando un humano trata una y otra vez de dar comida a un chimpancé, pero falla por evidente torpeza, el chimpancé reacciona pacientemente. En cambio, este sentimiento se convierte en frustración cuando el simio descubre que el humano falla sin motivo o por falta de voluntad.
Crucialmente, los chimpancés saben que los demás perciben y ven cosas: en una tarea competitiva, por ejemplo, los chimpancés subordinados a uno dominante toman secretamente recompensas de comida cuando este no puede verlos. De acuerdo con Tomasello, entonces:
“La conclusión general es que los simios entienden a los demás en términos de sus metas y percepciones, y de cómo estos influyen al determinar decisiones comportamentales. Esto es,  entienden a otros como agentes intencionales y, quizá, racionales.”
A partir de esto, Tomasello parece concluir al final del capítulo II una idea que puede resumirse así: Intencionalidad + flexibilidad gestual  = Bases evolutivas del lenguaje. Claramente, cuando un chimpancé produce un gesto, lo hace de manera tan flexible que incluso denota sensibilidad a las reacciones del otro. Las vocalizaciones de los simios, por otro lado, son casi inflexibles y no toman en consideración la atención (o incluso presencia) de los receptores. De este modo, parece existir fuerte evidencia que de que las capacidaes desplegadas por los simios en la modalidad gestual,
“son la fuente original desde donde la riqueza y complejidad de la comunicación humana han emergido”.

Nuevamente. todo esto me llena de dudas con respecto a las ideas de Tomasello. Lo dicho aquí parece resumir la idea de que los chimpancés carecen de cierta capacidad comunicativa cooperativa (no entienden que el balde que les señala el experimentador contiene comida), pero tienen la capacidad de asignar cierta intencionalidad a otros individuos (¿una especie de Teoría de la Mente?) y que poseen un complejo – si se quiere- “lenguaje” gestual. Ahora bien, todo el estudio comparativo de Tomasello sólo queda en eso si no se explica cómo estas capacidades (que me parecen tan generales y poco específicas para el lenguaje) permitieron el desarrollo del lenguaje humano.

No se trata de una cuestión menor. Quedan por explicar aspectos sumamente importantes, que numero a continuación a modo de ejemplo:

  1. Cómo se pasó de los gestos al habla (me refiero a cómo fueron los pasos intermedios, si se supone, como creo, un pasaje gradual).
  2. Qué presiones selectivas llevaron a este cambio.
  3. Si la gestualidad de los chimpancés obedece a cierta “sintaxis lineal” (ver aquí) basada en las necesidades comunicativas. ¿Para qué se necesito la sintaxis estructuralmente jerárquica?
  4. La evolución de qué capacidades llevaron a que sólo el ser humano posea lenguaje.
  5. Podría seguir hasta mañana.

One comment

  1. Muchísimas gracias por colgar este trabajo, he de leer el capítulo de Tomasello en inglés, obligatoriamente, y no estoy muy ducha. Tus tres post me ayudan muchísimo a aclararme con ciertos aspectos a los que mi humilde inglés no llegaba

    De nuevo ¡gracias!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: