h1

Darwin, selección y evolución del lenguaje

3 febrero 2009

Caricatura de DarwinComo ya todos deben saber, el 2009 es el año de Charles Darwin: el 12 de febrero cumpliría 200 añitos de vida y el 1 de julio se cumplen 150 años desde que junto a Wallace enunciara la teoría de la selección natural.

Vale la pena (más allá de los aniversarios) recordar el importante papel que jugó Darwin no sólo postulando los mecanismos esenciales sobre los que opera la evolución sino también teorizando sobre la evolución del lenguaje, tema que en este blog debería ser de importancia.

En 1859, Darwin publicó uno de los libros más influyentes en la historia de la ciencia: El origen de las especies. En esa obra se describe un mecanismo mediante el cual puede explicarse la evolución de los organismos vivientes: la selección natural. Es un principio bastante simple:

Tomemos dos organismos de la misma especie, uno X y uno Z. X tiene un rasgo que le hace más apto a su entorno, Z no lo tiene. Esta claro que esta “mejora” en X le confiere más chances de sobrevivir y, por tanto, más posibilidades de reproducirse. A su vez, las crías de X (que serán bastantes) que tengan este rasgo adaptativo tendrán más posibilidades de sobrevivir y reproducirse que las crías (bastante menos en número) de Z. El proceso se seguirá repitiendo hasta que el rasgo adaptativo de X se encuentre presente en toda la especie y todos los Z desaparezcan. Se dice que el rasgo de X ha sido seleccionado.

Así se explica la existencia de rasgos  sumamente útiles en organismos que parecen perfectamente adaptados a sus entornos: la selección natural los ha ido perfeccionando a través de millones de años.

Sin embargo, Darwin observó que muchos organismos poseían rasgos que parecían poco adaptativos. La cola del pavo real, por ejemplo, ¿para qué cuernos sirve? Quiero decir, no es muy útil para el pavo andar con ese enorme montón de plumas multicolores que seguramente llama mucho la atención de los predadores…

La clave para explicar la existencia de tales rasgos es simple: no basta con que un organismo cuente con todo lo necesario como para sobrevivir. Debe, además, reproducirse. El proceso por el cual se desarrollan rasgos destinados a obtener apareamientos exitosos por sobre el resto de los individuos del mismo sexo se conoce como selección sexual. En este sentido, la cola del pavo real tiene una importante función: llamar la atención de las hembras e indicarles que tan apto es para la reproducción.

En su obra de 1871, El origen del hombre y la selección en relación al sexo, Darwin sugirió que la selección sexual selección era responsable de la evolución del lenguaje, el cual debió tener origen a partir de llamadas de atracción sexual semejantes a las que utilizan hoy en día muchos primates.

Pues bien, tenemos hasta aquí dos mecanismos evolutivos postulados por Darwin, de los cuales uno fue propuesto como explicación para el origen del lenguaje por él mismo. ¿Cuál es el más indicado para explicar la evolución del lenguaje? Siendo realistas, quizá ambos mecanismos jugaron un papel importante en la evolución del lenguaje (la que me inclino a pensar fue sumamente compleja y objeto de diversas presiones selectivas a lo largo de todo su desarrollo filogenético). Pero juguemos a elegir uno. ¿Cuál sería?

Sigo para responder a esta pregunta los razonamientos de Tecumseh Fitch en su paper del 2005 The evolution of language: A comparative review (descargable aquí).

Seguramente la selección natural es responsable de las facultades cognitivas que participan de alguna manera en el lenguaje , pero que no son de ninguna manera componentes específicos de este dominio (memoria, categorización, aprendizaje asociativo, etc.). Esta es, por supuesto, la definición de Lenguaje en Sentido Amplio (FLA), término introducido por el importante paper de Hauser, Chomksy y Fitch del 2002 The Faculty of Language (descargable desde aquí). Como es sabido (y Fitch reitera hasta el cansancio), el estudio comparativo de estas facultades en simios y otras especies parece indicar que estas facultades fueron seleccionadas mucho antes de la aparición del homo sapiens y mucho antes del desarrollo del lenguaje. Por lo mismo, parece poco probable que la selección natural sea el mecanismo clave detrás de los aspectos más nóveles del lenguaje, como la fonología o la sintaxis.

Personalmente, me encanta la siguiente cita, atribuida a David Lightfoot: “la subyacencia tiene muchas virtudes, pero estoy seguro de que no podría aumentar las posibilidades de tener sexo”. Esa es la opinión de quienes no creen que la selección sexual haya sido el mecanismo detrás de la evolución del lenguaje. ¿Por qué alguien iba a creerlo? Bueno, es de destacar que la mayoría de los sistemas comunicativos basados en imitación vocal y de estructura compleja (como los cantos de aves y ballenas) son seleccionados sexualmente. El mecanismo es simple. La complejidad de los cantos es paralela a lo llamativo de la cola del pavo real: mientras más, mejor. Pero, por supuesto, ninguno de estos sistemas ha evolucionado hacia transmisores de información proposicional como el lenguaje humano. Y es fácil explicar por qué: no es adaptativo desarrollar llamados que transmitan información que pueda ayudar a posibles competidores.

Para mayor precisión y con respecto a la selección sexual, recuerdo que Guillermo Lorenzo cita las cuatro características de todo rasgo sexualmente seleccionado enunciadas por Geoffrey Miller y discute si se cumplen para el caso del lenguaje. Era algo así:

  • Mayor desarrollos en adultos que en jóvenes: Bueno, sí.
  • Mayor prominencia en machos: No.
  • Indicativo de aptitud biológica del especimen: No.
  • Amplia variabilidad individual sujeta a herencia: No.

¿Qué tenemos hasta aquí? Algo muy normal en lingüística: la desagradable sensación de que no importa qué alternativa tomemos, siempre será insuficiente como para explicar la complejidad del lenguaje. La selección natural es un mecanismo que puede explicar varios  aspectos del lenguaje, pero no los más definitorios; y el lenguaje simplemente no parece ser producto de selección sexual…  ¿Son estas todas las alternativas que nos brinda la teoría evolutiva? ¿Sólo contamos con estos dos mecanismos de selección para explicar el desarrollo filogenético de los rasgos de un organismo?

En 1964, William Hamilton delineó la noción de selección de parentesco, un concepto que podría ayudar a explicar algunos aspectos del lenguaje que no son capturados por la selección natural y la selección sexual. Se trata de un concepto complejo: evolutivamente hablando, lo importante no es la supervivencia de un gen de un individuo, sino la supervivencia de ese gen en todos los individuos en los que se encuentra. Por ello, si un individuo actúa altruísticamente favoreciendo a sus “parientes” (de diversas maneras: con alimento, información, protección), esta actuando en favor de ciertos genes y favoreciendo su selección.

La selección de parentesco parece un concepto bastante adecuado para explicar la existencia de ciertos rasgos lingüísticos. Por ejemplo, este mecanismo favorecería la aparición de sistemas comunicativos “honestos” en los que se intercambie información (proposicional) valiosa para la supervivencia de los individuos. De hecho, se me ocurre que extendiendo este razonamiento se podría explicar el hecho de que todos los seres humanos deban aprender el lenguaje que se habla en su entorno social (o que hablan sus parientes) en vez de conocer uno al nacer. Tal vez esto sea una manera natural de que cada grupo tenga su propio código comunicativo y de esa manera evitar que posibles grupos competidores se beneficien de la información que unos comparten. Supongo que sería una buena manera de probar que la variación es algo verdaderamente natural en el lenguaje…

7 comentarios

  1. Ante todo, excelente el artículo! No quería pasar sin dejar al menos unas palabras como reconocimiento de alguien que no está interiorizada en el tema.

    Pero me animo a un poco más, comentando en lo que me ha dejado pensando… Si tomáramos el lenguaje como una construcción social, la selección, podría verse en aquella comunidad X que logró desarrollarlo en diferencia a Z que no, más allá de los individuos.
    Entiendo la utilidad de la teoría en cuanto al lenguaje no a nivel genético, sino como analogía para los “genes sociales”. Sería algo útil para el conjunto (explicando nuestra tendencia gregaria) facilitando la supervivencia y dominación del medio, pero no para el individuo directamente.
    Quizas es a lo que apunta la selección de parentesco, pero sigo viéndolo muy individualista, ya que no sería un gen que sobrevive en todos, sino una complementariedad que favorece al desarrollo.

    No lo sé, pero me han dado ganas de seguir leyendo sobre el tema.
    Gracias por compartir de forma tan clara y amena.

    Saludos!!!
    Beatriz


  2. Hay varios tipos de teorías sobre la evolución del lenguaje. Muchas de ellas se apegan a lo que es -digamos- la evolución biológica: creen que el lenguaje es una estructura biológica y que su diseño debe ser explicado por los mecanismo evolutivos que se postulan para la evolución de cualquiera de estos rasgos.
    Sin embargo hay otras teorías que contemplan la evolución del lenguaje desde un punto de vista más “socio-cultural”. Simon Kirby, un importante investigador en lingüística evolutiva, dice que el lenguaje es producto de tres factores igualmente importantes: evolución biológica, aprendizaje y transimisión cultural. Y es muy convincente en lo que dice.
    Terrance Deacon, por otra parte, sostiene que la evolución del lenguaje poco tiene que ver con la evolución biológica. Para él, el lenguaje es una especie de conocimiento parasitario que se adquiere en los primeros añois de vida. Una versión de este tipo de teorías la han presentado recientemente Mortensen y Chater en un articulejo llamado Language as shaped by the brain, descargable desde aquí.

    Y bueno, no me queda más que darte la bienvenida al gran grupo de gente interesada en la evolución del lenguaje. Pero OJO con terminar diciendo cosas como estas:


  3. Yo estoy con Beatriz en que la selección de grupo, que se vería favorecida por la cooperación y el lenguaje compartido, está subestimada (en general en el darwinismo supongo) frente a la selección sexual y a la ventaja adaptativa para individuos. A ello hay que sumar otro factor poco tenido en cuenta por el darwinismo clásico, que es la transformación catastrófica del medio ambiente, que puede favorecer a pequeños grupos que hayan desarrollado características especiales y atípicas. Una incipiente capacidad lingüística o de capacidad social de colaboración (cosas que deben ir bastante unidas) podrían ser rasgos tales.


  4. Amigos: necesito saber especificamente y lo mas detallado posible sobre la evolucion del lenguaje segun darwin. me ayudarian mucho.


  5. mala respuesta no tiene nada específico


  6. ????



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: